Viaje al Mundo Calcolítico

Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán

La prehistoria,el calcolítico, en el Aljarafe.

El calcolítico es la parte de la prehistoria que comienza a finales del Neolítico o edad en que se usaron útiles de piedra pulimentada, y la Edad del Bronce y se sitúa aproximadamente entre el 4000 y el 1800 antes de Cristo. La palabra calcolítico procede de la unión de las palabras griegas "Xalkos" que significa cobre y "litos" que significa piedra, indicando que el calcolítico es la edad o período en que el hombre utilizó por primera vez el cobre junto a la piedra. Algunos autores han denominado este periodo Edad del Cobre.
La utilización del cobre como material para la elaboración de armas y objetos domésticos supone un nuevo paso en la evolución cultural del hombre porque aparece rodeada de una serie de otros avances que son sobre todo la ampliación de las explotaciones agrícolas y el establecimiento definitivo del hombre como ganadero en esta zona del Aljarafe sevillano. También las formas cerámicas evolucionan, apareciendo por primera vez platos de grandes dimensiones
Además, acontece un hecho, el más espectacular de todos, que es la aparición de una nueva forma de realizar los enterramientos que pasa de ser individual a ser colectiva y en estructuras de piedra especialmente construidas para la ocasión que se denominan dólmenes.

En los municipios de Valencina de la Concepción y de Castilleja de Guzmán se encuentra una de las aglomeraciones de restos arqueológicos correspondientes al principio de la Edad de los Metales más importantes de todo el Occidente europeo, con una extensión que, según estimaciones recientes, ronda las 240 hectáreas. El yacimiento se compone fundamentalmente de dos conjuntos dispares aunque muy relacionados, uno sumergido, en el que se integran fondos de cabañas, silos, cuevas artificiales funerarias y zanjas, muy características estas últimas del mundo urbano calcolítico; y el otro, también sumergido, pero de alguna forma emergente, compuesto por megalitos, cercano a la decena (no se desecha el hallazgo de alguno más), de los que sólo dos son visitables.

Construcciones extraordinarias

Del conjunto de restos correspondientes al poblado calcolítico nada se ha puesto en valor, pudiéndose ver un ejemplo de la vida cotidiana de este momento histórico en el Museo de la Casa de la Cultura de Valencina de la Concepción. Juzgando por la cantidad y magnitud de las construcciones megalíticas que sus habitantes levantaron, este poblado debió ser un centro de gran importancia social y económica en toda la región de Andalucía occidental. Estimaciones recientes han establecido en más de cuarenta las construcciones funerarias que flanquean este poblado en un arco que lo rodea por su mitad oriental, aproximándose a la cornisa del Aljarafe. Las más impresionantes de ellas son sin duda La Pastora, Matarrubilla y Ontiveros. En 1998 se descubrió otro monumento aparentemente intacto llamado Montelirio (hoy día en proceso de estudio), Las dimensiones de sus corredores requerirían unos enormes túmulos para su cubrición los cuales formarían en el paisaje considerables colinas artificiales, como la que aún hoy conserva Montelirio y en parte, Ontiveros. Y ello supone también que los tholoi de Valencina o Dólmenes, sean considerados como los de mayor tamaño del megalitismo peninsular.

Los megalitos son construcciones monumentales levantadas por sociedades prehistóricas, (que no conocían la escritura) y elaboradas con grandes piedras. Es difícil no impresionarse ante las moles de piedra empleadas en algunas construcciones megalíticas (con frecuencia de muchas decenas de toneladas de peso), transportadas y manejadas por comunidades que no disponían de los elementos técnicos básicos de hoy día para el movimiento de grandes pesos como por ejemplo la rueda. Podríamos hablar, por tanto, del megalitismo como de una de las más primitivas formas de arquitectura en piedra que se han documentado en nuestro Pasado y al mismo tiempo como un avance en el transporte y movimiento de grandes pesos y su utilización arquitectónica. El concepto de megalitismo se aplica fundamentalmente, a construcciones relacionadas con actividades religiosas como son por ejemplo la conmemoración de la muerte y el cuidado a los muertos (y/o culto a los antepasados) o la celebración de ceremonias y rituales de reproducción ideológica.

Los Dólmenes en Valencina y Castilleja de Guzmán

El monumento megalítico mejor conservado del Yacimiento de Valencina, La Pastora, fue descubierto en 1860 cuando se desarrollaban trabajos agrícolas en la finca "Divina Pastora" de la que luego el monumento tomaría su nombre. Existen muchos aspectos de esta monumental construcción que no están en absoluto bien explicados. Y probablemente nunca lleguen a estarlo, ya que, desafortunadamente, La Pastora apareció ya castigado por siglos de saqueo y además no fue explorado de forma científica en el momento de su hallazgo, factores ambos que complican enormemente el análisis del ritual funerario y del marco de creencias religiosas del que fue un día parte.

La Pastora se compone de un corredor y una cámara, todo ello cubierto por un túmulo. El corredor, el más largo de toda la Península Ibérica, tiene casi 43 metros de longitud, está pavimentado con losas, y comienza, tras el sello de piedra o cierre, por un atrio o vestíbulo que sigue por un estrecho pasillo cuya anchura oscila entre 0,80 y 1 m y una altura que varía desde los 1,41 m hasta los 1,81 junto a la cámara, lo cual se consigue profundizando en el terreno. Este corredor se halla jalonado a los 14,50/14 y 13,80m por sendos ortostatos verticales que a modo de jambas debieron servir de apoyo a puertas.

La cámara es de planta circular de 2,70 m de diámetro y casi 3 m de altura. Su sección presenta un perfil que se inclina levemente hacia el interior y termina abovedándose mediante aproximación de hiladas, la cual se cierra con una gran losa de granito. A media altura, frente al pasillo posee una hornacina, posiblemente para colocación de ofrendas.

Las paredes se levantaron con obra de mampostería de lajas de pizarra, dispuestas en hiladas interrumpidas por los ortostatos verticales que las jalonan a modo de jambas de puertas, y tienen un espesor aproximado de unos 80 cm. La techumbre se realizó mediante cobijas de caliza, arenisca y granito hasta un total de 27, contabilizadas en los últimos 28 m de corredor y la cámara, únicos conservados. Igualmente se observa en su colocación un atisbo de alternancia en el uso del tipo de roca como se puede comprobar en el dibujo.

Se debió construir abriendo una gran zanja en la que a su vez se excavó un foso de paredes rectas para cimentación de las paredes de mampostería, se continuó colocando la cobijas que apoyarían en los laterales de la zanja, no habiéndose demostrado que la pared de mampostería, que dado su espesor no podría soportar el peso de las cobijas, se levantara antes o después de las cobijas (como parece ocurrir en Matarrubilla) y por último se levantaría el túmulo que lo cubría y que desde hace un siglo ha sufrido una merma de unos 2 m de altura.

La orientación que presenta, mirando su boca a poniente, exactamente 243°, es extraña en el conjunto de megalitos andaluces, que acostumbran a mirar hacia levante. En este caso, su orientación coincidiría con la posición de la constelación Sirio entre el 2.300 y 2.200 a.n.e., lo que daría más argumentos a las hipótesis que sostienen una relación, entre otras, con las estrellas.

En su interior, ya expoliado de antiguo, se hallaron once puntas de flecha de sílex, trece cuentas de collar y dos laminillas de oro, así como veintisiete interesantes puntas de jabalina de largo pedicelo en la puerta de la tumba. Además se adquirieron con procedencia de este tholos, "cuatro punzones, dos placas rectangulares de cobre, un collar, parte de otro collar o brazalete, un fragmento de hueso trabajado y conchas". No obstante, las condiciones de su hallazgo y excavación no permiten asegurar que tales hallazgos pertenecieran al momento de la construcción del megalito o a fases posteriores, especialmente en lo referente a las jabalinas.

A su alrededor se hallaron otras tumbas de menores dimensiones en el siglo XIX, sin que haya llegado a nosotros sus características.

Distante apenas un kilómetro en línea recta de La Pastora, el dolmen de Matarrubilla sólo fue descubierto más de medio siglo después, en 1917, también como resultado de unas tareas agrícolas. Matarrubilla, sin embargo habría de tener algo más de fortuna para la ciencia arqueológica que La Pastora, ya que para esa época había comenzado el lento proceso de institucionalización de la arqueología en nuestro país.

YACIMIENTO PREHISTÓRICO DE VALENCINA DE LA CONCEPCIÓN - CONTACTO

CENTRO CÍVICO-CULTURAL
Dirección Postal: Plaza de España, 9
Código Postal: 41907 Valencina de la Concepción (Sevilla)
Teléfono: 955720211 - E-Mail: casacultu@telefonica.net


CITA PREVIA:
Teléfono: 955720211
E-Mail: casacultu@telefonica.net
Horario: De martes a domingo de 10:00 a 14:00 horas. Lunes cerrado

Te puede interesar...
    Actualmente no hay información