Ruta en bici por los senderos del Parque Natural de Doñana

Deporte, ocio y naturaleza

Flamencos en Doñana

Descripción del trazado: Trayecto circular.

Recomendado para: Bicicleta de montaña.

Duración: 4 horas.

Dificultad: Baja.

Época idónea: Todo el año, teniendo en cuenta las diferencias en los paisajes en las diferentes estaciones.

Cómo llegar: Se puede iniciar el itinerario desde varios puntos. Desde la Puebla a través de la Venta del Cruce, desde lsla Mayor a través del Puente de los Vaqueros, o desde El Rocío a través del camino del Palacio hasta llegar por la Cancela del Vicioso al Muro de la F.A.0.

El itinerario propuesto para bicicleta de montaña discurre entre dos de los principales aportes de agua a las marismas del Guadalquivir: el Caño del Guadiamar, situado al oeste procedente de Sierra Morena, y el Brazo de la Torre, situado al este y que es un antiguo brazo del río Guadalquivir. Todo este territorio ha sufrido importantes transformaciones a lo largo del presente siglo, de manera que el paisaje actual poco tiene que ver con lo que fue toda esta zona húmeda en el pasado. A lo largo del recorrido se pueden apreciar las diferencias entre marismas naturales y transformadas.

Todo el paisaje en este itinerario está sujeto al ciclo de las estaciones, por lo que varía intermitentemente dependiendo de la cantidad de agua acumulada en la marisma. Así, en verano se trata de un paisaje seco y cuarteado, y en los inviernos lluviosos está inundado y repleto de vida. Se propone iniciar el recorrido en el Vado de Don Simón, al que se llegará desde la Venta del Cruce a través de la Carretera de la Dehesa de Abajo. Una vez cruzado el puente, girar a la izquierda para iniciar el recorrido por encima del muro derecho de "Entremuros", por donde discurre actualmente el cauce del río Guadiamar.

La regeneración de este lugar es uno de los objetivos principales del Corredor Verde, que pretende recuperar toda la zona afectada por el vertido de las balsas de residuos mineros de Aznalcóllar. Por este encauzamiento circulan el agua de la cuenca del Guadiamar y en épocas de grandes avenidas el agua alcanza de muro a muro, evitando que se inunde el resto de la marisma. En estos cauces abundan los eneales y carrizales que sirven de alimento y refugio a garzas imperiales, calamones, fochas, fumareles y otras especies de aves acuáticas.

Doñana - Pinar

En las zonas menos profundas la planta que más abunda es el almajo, que sirve de zona de nidificación a muchas especies como la cigüeñuela, la avoceta o los chorlitejos. El almajo ha sido utilizado tradicionalmente en los pueblos marismeños en la obtención de jabón, para lo que se combina la ceniza de almajo con sosa caústica y algún aromatizante. A la derecha del muro se pueden ver diferentes cultivos de secano como el algodón, la cebada u otros cereales, aunque la mayoría de las parcelas tienen infraestructuras para regarlos y entradas y salidas de agua para el manejo de los niveles de inundación.

Recorridos unos 12 Km. se llega al denominado Lucio del Cangrejo. Los lucios son zonas más bajas donde se acumula el agua en mayor cantidad que dura más en la marisma. Durante el verano el agua se evapora y sólo queda la sal contenida en ella. Este es un buen lugar para la observación de aves, que encuentran en ellos uno de los pocos puntos de alimento y refugio que quedan en la marisma durante la época seca.

Justo antes de llegar a esta finca sale un muro hacia la derecha, dirección oeste. Este tramo discurre entre parcelas agrícolas durante los primeros 4 Km. Un poco más adelante se llega al Lucio del Lobo, que es una extensa masa abierta de agua rodeada de marisma donde se pueden observar en invierno enormes bandos de grullas y ánsares que utilizan este lugar como zona de descanso. Así mismo, es un buen punto para apreciar las diferencias entre marisma natural y alterada. Toda la marisma situada a la derecha de este muro se encuentra drenada por medio de canales. Continuando por el mismo carril se llega al Centro de Visitantes José Antonio Valverde, que cuenta con un excelente observatorio con vistas al lucio artificial e instalaciones destinadas a la interpretación de la marisma. La masa de eneas situadas junto al edificio del Centro de Recepción contiene una interesante colonia de cría de garzas y moritos.

Continúa el camino hacia el Caño Guadiamar, donde se encuentra la señal de entrada al Parque Natural y un muro que gira a la derecha en dirección norte. Este muro continúa hasta llegar a un punto donde se encuentran dos puentes consecutivos que hay que cruzar. Después de girar el segundo, girar a la izquierda en dirección a Villamanrique de la Condesa. A partir de aquí el caño se pierde y aparecen grandes fincas dedicadas fundamentalmente al cultivo del arroz. Dependiendo de la época se podrá observar un paisaje totalmente distinto. El ciclo del arroz se inicia en Abril - Mayo y termina en Septiembre - Octubre.

Por este muro continúa un paisaje similar, hasta llegar nuevamente a un punto con dos puentes, que también hay que cruzar. Tras el segundo, girar hacia la derecha hasta llegar a la carretera asfaltada que discurre paralela al encauzamiento del arroyo de la cigüeña. Más adelante esta carretera conecta nuevamente con el muro derecho de Entremuros, por el que habrá que seguir, cerrando el bucle hasta llegar al puente de Don Simón, que habrá que cruzar también para llegar finalmente a la Venta del Cruce. Antes de llegar, conforme se acerca el talud que forma la cornisa del Aljarafe, se puede observar una hermosa dehesa de acebuches, la Dehesa de Abajo, que alberga una importante colonia de cigüeñas. Asimismo en la Laguna que se forma a sus pies en épocas de inundación se pueden observar los flamencos, las cigüeñuelas y algunos patos.

    Actualmente no hay información